CIC-IPN y Sebastian fusionan arte y ciencia y tecnología
en nanoestructuras escultóricas

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) a través del Centro de Investigación en Computación (CIC) y la Fundación Sebastian A.C. firmaron el viernes 26 de mayo un convenio para elaborar diez nanoestructuras escultóricas con el nombre, serie y firma del reconocido escultor mexicano Sebastian.

En el acto, el Director General del IPN, el Dr. Enrique Fernández Fassnacht, destacó el significativo cambio del escultor, famoso por sus obras monumentales, que aborda ahora la creación de estructuras micro y nanométricas, labor para la cual contará con la aportación científica y tecnológica del Politécnico. “El IPN trabaja en la solución a proyectos concretos, éste en particular es diferente porque conjuga la ciencia, tecnología y el arte”, señaló.

Por su parte, Sebastian, quien en su obra siempre ha destacado la importancia de la geometría, mencionó que esta colaboración representa el inició de la culminación de un sueño, “siempre pensé que la ciencia, el arte y la tecnología son fundamentales para la transformación del hombre”. El artista también destacó que ya hay una propuesta del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) para, en un futuro, enviar la colección nanométrica al espacio.

Para la creación de esta obra se requieren habilidades y conocimientos de carácter científico, tecnológico, artístico y cultural; se emplearán técnicas de micro y nano fabricación, las cuales se desarrollarán en las salas especializadas de nanotecnología clase 100 y 10,000 del IPN.

Además de la construcción de las piezas, se editará una memoria en la que se recopilará el quehacer, las técnicas utilizadas, explicaciones teóricas y científicas, así como el punto de vista de la mediación científica y artística.

El Dr. Marco Antonio Ramírez Salinas, director del CIC, comentó que esta colaboración permitirá conocer un nuevo mundo a dimensiones micro y nanométricas, en los cuales los materiales son sensibles a interacciones moleculares. En su oportunidad el Dr. Héctor Báez Medina, investigador del CIC, expuso que para realizar cada nanoestructura se tomarán de base los modelos originales de las obras de Sebastian. Posteriormente, se cortará en 21 capas que tendrán un espesor entre 1 y 2 micrómetros. Al conjuntarlas todas, la obra medirá entre 20 y 30 micrómetros.

El Dr. Luis Alfonso Villa Vargas, Jefe del Laboratorio de Microtecnología y Sistemas Embebidos y líder técnico del proyecto, explicó que el proceso implica fusionar arte y cultura, la visión de Sebastian, y nanotecnología, para lo cual el IPN brindará las herramientas para crear la obra.

Posteriormente se organizará una exposición y guía de las obras, con la finalidad de que el público pueda identificar las dimensiones nano, micro, mili y escénica en la museografía pertinente. Para observar estas esculturas se necesitarán microscopios o se hará a través de proyecciones por computadora. La exposición podría montarse tanto en el Politécnico como en la Fundación Sebastian.

El CIC desarrolla trabajos de investigación en los que se elaboran micro y nano dispositivos (MEMS: Sistemas microelectromecánicos y NEMS: Sistemas nanoelectromecánicos), que contribuyen a la formación de recursos humanos de alto nivel, enriquecen el conocimiento general del área y participan en la solución de problemas como la detección de virus de alimentos, la creación de pruebas médicas para diabetes y cáncer mucho menos invasivas, así como la fabricación de instrumentos para la sordera más cómodos y efectivos.

El escultor mexicano Sebastian es uno de los artistas contemporáneos de mayor presencia internacional. Es reconocido como uno de los máximos exponentes del arte cinético. Ha incorporado elementos matemáticos y geométricos a su obra, fusión entre ciencia, tecnología y arte que le han sido reconocidos nacional e internacionalmente por prestigiadas universidades, quienes le han otorgado el grado de Doctor Honoris Causa.

Ampliamente reconocido por su obra monumental (Cabeza de caballo, “El Caballito”, en Reforma y Bucareli, o Alegoría a la ficción, en Osaka, Japón), Sebastian aborda un desafío nuevo con la creación de estructuras escultóricas en la escala micro y nanométricas. Al principio se modelarán ocho piezas, seguidas del escudo de su fundación y por último “El Caballito”.